Menos es más, dicen, y Fiat apeló a esa fórmula para dar vida a su nuevo 500. La marca no lo pudo haber definido mejor: “más espacio, más tecnología, nuevo estilo, pero siempre un Cinquecento”.

La variante eléctrica es la primera de la marca en ser concebida integramente como un vehículo eléctrico, y tiene una autonomía de 320 km además de incluir un cargador rápido de 85 kW de serie.

En términos de asistencias, el 500 tendrá autonomía nivel 2, con sistemas como control de crucero adaptativo, de cambio de carril, de ángulo ciego, de cansancio, de frenada automática y hasta vista 360 para maniobrar. A eso le suma el nuevo Uconnect 5, con nuevas funciones.

Por el lado de los motores solo confirmó el eléctrico de 87 kW que podrá comandarse mediante un sistema similar al e.pedal de Nissan, es decir, que se puede acelerar y desacelerar prescindiendo del de freno.